26 dic. 2012

Una vida para los demás

No sé qué sería de mí sin todas esas personas que cruzan mi vida cada día. Todos los días, una cara nueva, una historia nueva, una preocupación nueva. Pensar en como repercute en esta sociedad tan estructurada que tenemos, que parece que solo yo me ocupo de ella.

Manteniendo ese frágil equilibrio entre los estúpidos humanos, los traviesos changelling, los oscurillos vampiros, los chuchos de los hombres lobo y todas esas criaturas que de vez en cuando les da por aparecer.  Todos en su guerra personal y grupal, y que yo me ocupo de que no afecte a nadie. De que no se pasen aquí y allá, de que no irrumpan en lo planeado

Y apenas me dejan tiempo para mí, para mis estudios.
No hay otra cosa para mí, leer. Leer sobre aquello que trato a cada día, casi a cada hora. Porque así parece más lejano, se lo puede observar como a una piedra preciosa. Todavía sin identificar, todavía sin descubrir todos los maravillosos reflejos que desprende, los maravillosas formas que encuentras en su interior.
Una vida para los demás. Porque quizás no haya más secretos en el interior.

20 dic. 2012

Susurros desde el trono

Alguien ha llegado a mi ciudad. Mi dominio. Mi reino. Traicionando mi confianza y mi magnanimidad casi infinita. Pero a algunos no les basta. Siempre quieren más.
Desde que aquella humana se atrevió a presentarse ante mí, trayendo noticias de una ciudad lejana... Las cosas se han torcido levemente. Empiezan a tornarse malos actos. Desobediencias. Atrevimientos

Y todo gira en torno a ella. Junto con su amiguita, aquel chucho pulgoso que al menos tuvo la decencia de presentarse. No perdimos uno solo de sus pasos, por si... traía alguna compañía.

No puedo repetir los errores de mi maestra. Usurpador me llaman. Aunque yo prefiero calificarme como el Príncipe que esta gloriosa ciudad se merece. Por eso mismo siempre hay sombras de amenaza. Nadie me arrebatará el trono por el que he derramado mi misma sangre. Nadie perturbará la paz de mi ciudad. Y si alguien lo intenta, caerá la furia de mi puño sobre él.

8 dic. 2012

Un teléfono que suena sin cesar

Una pequeña y débil criatura que cree reinar sobre los mortales y los inmortales aquí en la tierra. Campa a voluntad en la ciudad, fingiendo tener miedo, pero sabiendose fuerte. Cuando tiene tantísimo que perder. Una llamada mía que la hizo temblar. Ahora ya casi lo ha olvidado.

Ha olvidado lo frágil que es, que somos todos. Que ella no es diferente. Que ha sobrevivido a uno de los más cruentos horrores de nuestro mundo. Pero tan solo sería una prueba. La Mano de Hierro no deja escapar detalles, encuentros, memorias. Al igual que yo. Pero él tiene la desventaja de apartar su mirada de aquello que cree que no puede abarcar.

¿Y qué podemos decir de la frágil Irina? Con los nervios a flor de piel, todo lo contrario que su entrenamiento y modo de vida le dicta. ¿Qué es lo que le hace vacilar tanto? ¿Por qué se altera? Alguna espina se aloja cerca de su corazón. Solo es cuestión de saber... donde... cuando... cómo...

La nueva agente está segura ahora, mientras aguardaba entre rejas tuvo visita. Pero ahora permanece al amparo del fiero brazo de la ley. Eso podría desequilibrar la balanza y acabar en guerra. Quién se atreverá a dar el empujón no se sabe, pero estoy terriblemente tentado a hacerlo...

El teléfono sigue sonando, repica. Esperando que alguien lo tome. Si pierdes la oportunidad, has perdido una mano que se te tiende. A favor o en contra, depende del camino que tomes

Wilhem Waldburg

Wilhem Waldburg - El Prusiano
Naturaleza: Mediador
Conducta: Juez

Su gran carisma disuelve cualquier hostilidad en el ambiente, dirigidas hacia él. Es el caballero perfecto, con unos brillantes ojos azules y un rostro ligeramente redondeado que sonríe con facilidad. Así, encandila a todo el que lo contempla. Sus rasgos son fuertes y resulta atractivo a la vista. Suele llevar ropa de la mejor calidad y nunca lleva un pliegue fuera de su sitio

29 nov. 2012

La catedral

Uppsala Domkyrka. El gigante de Escandinavia.



Dicen que allí se encuentran muchas ánimas perdidas. Incapaces de encontrarse entre ellas o a sí mismas. Creo que algunas de ellas ni siquiera saben que ya no están en este mundo. Sentirse en ese estado extraño, atado dolorosamente a un mundo al que ya no perteneces. La peor tortura que puedo imaginar.
Y la piedra negra es toda la sangre, vieja y seca, que se ha vertido sobre la catedral. La oscuridad que mana de ella. Así es su maldad.

Que los seres que quisieron desvelar sus secretos ahora son sus habitantes, como en una ciudad perdida, un laberinto del que no se conoce salida. Nadie que lo intentase ha regresado. Y para aliviar su soledad, atrapan a los nuevos incautos.

Y que las víctimas que ahora allí se encuentran ahora son los infelices que han pagado por la soledad de los que allí habitan. Se han dado cuenta por fin que nada aliviara su desdicha, y por eso los torturan. Se alimentan de los sentimientos que se creen que habitan en el corazón. Pero, insatisfechos, siguen buscando.

La caída

Imagina dedicar tu vida, o lo que consideras que queda de ella, en un sueño. Un proyecto, un ideal, un lugar mejor para todos los que consideras importantes. Para los que vendrán en un futuro, que ni siquiera los tienes en el pensamiento. Imagina que alguien viene, y toma ese sueño. Lo toma y lo rompe en mil pedazos, como si nunca hubiese valido nada.

Tantos sacrificios, tantas lágrimas. Suspiros, esperanzas. Todo por hacer crecer una ciudad.
Y ahora es traicionada por ese que dice que ha sacrificado más, que ha luchado más, que se ha entregado más. Después deja caer sus lágrimas de sangre, pero sangrará más cuando alguno de los que ahora persiguen su cabeza.

Nunca le he deseado esa suerte. Ni a él ni a nadie, después de todo el daño que me ha hecho sin saberlo. Ha destruido vidas. Pero ha abierto un nuevo camino para todos. Una ciudad débil, eso era. La poca fuerza de nuestros lazos nos ha hecho caer.
Quiero creer que aún quedas cosas buenas en este lugar, que todavía, después de todo esto, puede nacer algo bueno. Una amistad, un futuro mejor. Enterrar las asperezas, valorar lo que se tiene. Y abandonar, alejarse de lo que nos hace tanto mal.

26 nov. 2012

El fruto de la guerra

Hay personas que dedican su vida entera a un proyecto, a un sueño, un lugar, una persona. Hay veces, que ese objetivo al que dedicar tu vida sea en conjunto una sola cosa. Y de pronto todo se va al carajo, de un solo golpe.

Los exaltados dicen que nos han vendido, como a perros, como a carnaza para los carapalas. Y luchan, ciegos de rabia, como todo lo que hacen. Los que los siguen, luchan con cada vez menos entusiasmo, convencidos de que la ciudad resistirá solo por unas pocas noches más. El resto, han huido o son uno con la tierra, por fin alcanzando la Muerte Definitiva. Y lo peor, que aquellos que realmente podían merecer la pena, están en paradero desconocido.

Y al parecer, una horda de moscovitas vienen a "socorrer" a los pobres vástagos de Uppsala. Vienen a recoger las migajas que los carapalas dejen aquí, sacar tajada a todo lo que puedan. Llegaran tarde, y desmotivados. ¿Es posible acaso para alguien luchar con pasión en una guerra que no es la tuya? Si no lo hacen, por mi pueden irse a la mierda. Si no merecemos regentar la ciudad, más nos vale morir con ella.

Drg.Sdr.

12 nov. 2012

Recuerdo


A veces soñaba con lugares que no existían pero en los que sin duda quería estar. Nada más lejos de la realidad, era fantasía en estado puro. No había límites y tampoco barreras. Era como sumergirse en un océano de ideas: la imaginación te llena y te hace volar

Eso era. La sensación exacta. Era como volar cada vez que cerraba los ojos para descansar. Los dibujos no bastaban para expresarlos, y describirlos por escrito era aún más difícil. Tampoco podía describirlos por palabras. Muy en el fondo quería que fuese algo mío, solo mío, y que pudiera atravesar sus fronteras por mi propio pie.
Como desaparecer en mitad de todos. Todos creen que sigo allí, cuando en realidad estoy volando muy lejos. Y mi sonrisa no tenía tampoco fin.

Hoy parece un buen día para recordar

Caí dormida, con la misma ropa con la que había entrado. Estaba exhausta y apenas recordaba el trayecto hacia a casa. Todo había sido demasiado rápido, y no quise pensar demasiado. Creo que corría a toda velocidad, aterrorizada. Había vuelto a soñar con aquel mundo ficticio que había llenado mi vida cuando era niña.

Cuando llegaron aquellas siluetas, sombras de otro mundo, tuve la misma sensación de cuando soñaba. Solo que ahora todo estaba bañado por el miedo. ¿Por qué estaba pasando todo aquello? Los recuerdos se apagan o se iluminan con el tiempo, pero nada podía ser tan radical. Se trataba de algo nuevo, y esta vez, quería contarlo a todo el que quisiera escucharme. Solo era cuestión de encontrar a alguien que quisiera, simplemente, creer

S.

11 nov. 2012

Comprender el final

Habíamos llegado a la ciudad con todas las esperanzas, con el corazón lleno de la emoción que se nos había privado durante tanto tiempo. Una ciudad que nos había sido arrebatada, pero nosotros tendríamos el gran honor de recuperar en lugar de todos ellos. Victorias y gloria, banquetes de sangre, reconocimiento y poder. Todas esas eran las recompensas que nos esperaban

Pero el tiempo había pasado y nuestros éxitos escaseaban. Uno de los nuestros muerto, mi mano derecha capturada por su imprudencia, otro intenta escapar a cada noche. Y el que resta, no permanece en nuestro mundo, contemplando cosas que solo él puede ver.

Estoy sola. Y asustada como la primera noche, que abrí los ojos a mi no-vida. ¿He fracasado? ¿Nos enviaron para ello? Inmolarse como causa final sería lo más acertado, tal vez. Pero no he llegado tan lejos para sacrificarme ahora en una causa suicida.

Ahora, paseando por las calles, intentando pasar desapercibida. Con la inseguridad en mi corazón, al borde del frenesí que podría suponer mi muerte. Hablando para mí misma, intentando encontrar seguridad. No puedo abandonar la ciudad, no puedo volver con los míos.

Estoy perdida

- Me encontraréis, pero el final de mi historia todavía está por escribir

10 nov. 2012

Una puerta hacia...


Por fin estaba sola. La noche parecía en su cúlmen, cuando las sombras se tornaban hacia todos con vida propia y cada sonido es una amenaza. Mi pecho ardía, como si una esfera ardiente intentase expandirse, punzando cada fibra de mi ser. Cerré los ojos y me dejé caer, derrotada. Nada podía asemejarse a lo que había vivido hasta ahora. Luces de otro mundo se habían creado junto a mí, paralizandome de miedo.

Siluetas etéreas de ojos blancos como el mismo vacío se acercaban con lentitud hacia mí. Nadie más podía verlos, nadie más era consciente del horror que allí se estaba creando, que estaba rompiendo la realidad que todos se esforzaban por mantener. Era como un cristal, transparente, que era quebrado en mil pedazos. Nadie podía verlo, pero todos sabíamos, de forma oculta, que estaba allí. Un millar de lamentos se alzaron hacia el cielo, estridentes en principio, pero perdiendose poco a poco en la distancia

Aquellos que no eran capaces de ver nada sentían una incomodidad, vacilaban al caminar y aceleraban sus pasos. Nadie podía ayudarme. Tan solo podía ver, como bajo la luz del atardecer, aquellas criaturas de pesadilla entraban por una ventana rota hasta este lugar. Ya no sé que es aquí o es allí, si sigo soñando o quizás esto sea un buen momento para empezar a olvidar.

Solo siento un gran miedo. No sé que es lo que está a punto de pasar, pero dentro de mí siento una gran tormenta que pronto alcanzará los cielos

S.

6 nov. 2012

Arriba, en Vaderkvansgatan

Que complicado es a veces adentrarse en una aventura que exige tanto, pero estar encadenado a otro lugar del que en realidad desearías estar. Esta noche hace más frío que de costumbre aquí, en las azoteas de Vaderkvansgatan, con la pequeña multitud de juerguistas que acampan abajo. En este rincón estoy, bueno, estamos, olvidados por todos. Escucho a Dragan que se acerca y después veo como se sienta a mi lado.

- ¿Sigues sin querer ayuda?
- ... ¿Permites que te ayuden los demás?

El se calla y logra aguantar una risa que casi parece un rugido.

- Deberías tener cuidado con esos dos con los que andas ahora. Vera dice que podrían ser peligrosos
- Vera ve peligro donde no lo hay, y también a la inversa. Tiene a los lobos en su propia casa...
- No lo digas muy alto
- Ya, ya lo sé...

Nadie sabe nada acerca de ellos. Han venido a solucionar un problema, y parecen muy solícitos. Pero no dejan de ser diferentes a nosotros, y eso sirve para verlos como amenaza. Una amenaza que no tiene por qué afectarme. No saben nada, nadie sabe nada. Estoy haciendo bien mi trabajo y nadie tiene por qué indagar. Este miedo no me deja pensar.

Dragan me toma el hombro en un apretón y después se marcha. Un perro viejo con incluso más miedo que yo. Pero se sienta en silencio, y eso no es malo. Ojalá pudiera volver atrás

Rodia Vólkov

Rodia Vólkov
Naturaleza: Autócrata
Conducta: Fanático

Rodia es un muchacho que vagabundea por la periferia de la ciudad, parece que siempre en busca de algo o de alguien.
Vistiendo de forma desastrada, casi tomando todo lo que pueda alcanzar para evitar morir de frío. Todas las noches regresa al abandonado palacio zarino, del que conoce prácticamente todos sus recovecos.

5 nov. 2012

Ivan Dhalberg

Ivan Dhalberg
Naturaleza: Arquitecto
Conducta: Hosco


Investigador privado, el empleado más activo de la empresa "Ojo al Dato".
De carácter difícil, arrogante y orgulloso. El estar parapléjico no le impide moverse a toda velocidad por las calles de Moscú, en busca de información.
Posee unas aptitudes informáticas muy amplias.

Kolya

Nicolai (Kolya)
Naturaleza: Adicto
Solitario: Solitario

Un inadaptado social, obsesionado por la luz. En su hogar se manifiesta el síndrome de Diógenes. Es un experto hacker que apenas sale de su casa si no es para meterse en la de algún vecino o alguien con aficiones parecidas.
En la red, es una persona totalmente diferente, quizás todo lo que le gustaría ser en realidad.

Aster Vasiliev

Aster Vasiliev
Naturaleza: Conformista
Conducta: Arquitecto

Es el encargado del videoclub "Astra", donde prácticamente vive.
Es un entusiasta cinéfilo y un músico aficionado que hace sus pequeños avances con el piano. En cuanto al trato con los demás, deja un poco que desear. Apenas trata con las personas más de lo necesario.
Sus gestos a veces son un tanto rudos, y apenas muestra otra expresión que no sea el pasmo o la indiferencia. Por eso quizás, la gente también lo rehuye.

4 nov. 2012

La leyenda de la catedral

Dicen que allí se encuentran muchas ánimas perdidas. Incapaces de encontrarse entre ellas o a sí mismas. Creo que algunas de ellas ni siquiera saben que ya no están en este mundo. Sentirse en ese estado extraño, atado dolorosamente a un mundo al que ya no perteneces. La peor tortura que puedo imaginar.
Y la piedra negra es toda la sangre, vieja y seca, que se ha vertido sobre la catedral. La oscuridad que mana de ella. Así es su maldad.

Que los seres que quisieron desvelar sus secretos ahora son sus habitantes, como en una ciudad perdida, un laberinto del que no se conoce salida. Nadie que lo intentase ha regresado. Y para aliviar su soledad, atrapan a los nuevos incautos.
Y que las víctimas que ahora allí se encuentran ahora son los infelices que han pagado por la soledad de los que allí habitan. Se han dado cuenta por fin que nada aliviara su desdicha, y por eso los torturan. Se alimentan de los sentimientos que se creen que habitan en el corazón. Pero, insatisfechos, siguen buscando.

10 oct. 2012

Eduard Novikov

Eduard (Edik) Novikov
Naturaleza: Visionario
Conducta: Solitario

Un muchacho que malvive en los suburbios de Moscú. De salud frágil y de carácter débil, la mayor parte del tiempo la pasa en casa, donde no corre peligro y puede dedicarse a las sus tareas favoritas.
Como afición, tiene montado un pequeño observatorio en su dormitorio, y contempla las estrellas con un telescopio que pudo obtener a duras penas.

Susan Kraff

Susan Kraff
Naturaleza:
Conducta: Hosca

Despojada de todo lo que tenía, Susan fue precipitada a la búsqueda de un sueño que no le pertenecía. No se le conoce dirección, tampoco familiares u otros vínculos, al menos entre los que ahora son sus allegados. Suele vagar por la ciudad, sin rumbo fijo, y frecuenta el domicilio del llamado y desconocido Urban.
La relación que mantienen produce incredulidad, pues más que amigos se asemejan a siervo y señor. ¿Para qué propósitos? A quienes se lo confían, más adelante no les creen, o bien desaparecen sin dejar rastro.

11 sept. 2012

Lugares de interés (1)


KREMLIM
Conjunto arquitectónico céntrico de la ciudad, el núcleo de la misma.

LA PLAZA DE LAS CATEDRALES
La catedral Uspenski se halla en el lugar que ocupaba el primer templo de piedra de Moscú, el cual fue precedido por las iglesias moscovitas más antiguas. En el curso de cuatro siglos, la Catedral Uspenski era el principal templo de Rusia. En la misma se coronaban los zares, se celebraban las ceremonias solemnes y se sepultaban a patriarcas moscovitas. En el año 1489, se terminó la construcción de la Catedral de la Anunciación (Blagoveschenski), uno de los mejores monumentos del Kremlin de Moscú. La Catedral de la Anunciacón pasó a ser una modesta iglesia de príncipes moscovitas en el templo principal de la familia del zar.
La última en construirse fue la Catedral Arjanguiski (del Arcángel San Miguel). Los fragmentos de la pintura mural original, que practicamente no se han conservado, permiten considerar que la misma se había realizado por los pintores de la escuela de Dionisio.

6 sept. 2012

Moscu

La Ciudad Blanca es un lugar donde todo parece irreal. Las noches son largas y oscuras, y las sombras vagan a placer, causando temor, confusion.

Su moneda es el rublo y el kopec.
Moscú es una de las mayores ciudades del mundo. En su distrito centro se aglutina la mayor parte de la actividad comercial, turística y financiera, aunque sus mas de diez millones de habitantes se disgregan principalmente por los barrios concéntricos que rodean el centro. Cuanto mas se aleja uno del centro, mas se agrava la pobreza y la miseria de la gente.

Distrito centro: Es la zona mas turística y antigua de Moscú.

Distrito norte: El aeropuerto Sheremetyevo se encuentra en ese distrito eminentemente obrero. Grandes fábricas abandonadas recuerdan el potencial industrial de la URSS y se mezclan con pequeños barrios residenciales que se acogen a la escasa clase media que ha comenzado a surgir en el país. El distrito Norte da cabida a 17 barrios. El barrio de Begovoy, uno de los mas tranquilos de la ciudad, es la prueba evidente del cambio.