21 abr. 2016

Mapa político en Estocolmo


reddit

Evolución del metro de Moscú

13 may. 2014

La noche anterior

El cuervo todavía graznaba en el exterior a altas horas de la madrugada.
Los habitantes de la casa, cansados por su escándalo, acabaron por darle una libertad que realmente el animal no deseaba.
Pero antes de lanzarse a volar, se asomó por la venta, a observar a los ya durmientes en aquella habitación.

Dos criaturas que habían sido despojadas de todo lo que tenían por un exceso de pasión, de amor por los seres humanos con los que entonces convivían.
Quizás, cansados de luchar, anhelando estar con ellos, decidieran vivir una vida como la que ellos podían disfrutar.
Ella nada sabía de su compañero, profundamente dormida. Agotada por un día lleno de emociones, y un rastro de sospecha dejado por el cuervo.
En cambio, él, no parecía querer dormir de inmediato.

Mira hacia el cielo. Lo poco del mismo que podía ver desde la amplia ventana que coronaba ese dormitorio. Piensa en lo que podría estar haciendo, las batallas que podría estar luchando. En vez de estar allí, tumbado y acogiendo en sus brazos a ese otro ángel caído.

Y en vez de sentirse frustrado o cobarde, siente una extraña satisfacción. Nada podría perturbarle esa noche. Es entonces cuando se gira hacia ella y se deleita en su respiración.
Sus párpados se hacen pesados, hasta que finalmente también es derrotado por un profundo sueño. Tan vulnerable como los demás mortales.

24 nov. 2013

Sangre derramada

Hace unos años:
Estados Unidos. Mujer de 42 años. Encontrada muerta en una casa abandonada, a las afueras de la ciudad en la que vivía. Asfixia.
Estados Unidos. Hombre de 19 años. Encontrado muerto en un callejón de la ciudad. Múltiples contusiones en su cuerpo. Asfixia.
Estados Unidos. Hombre de 35 años. Muerto a las puertas de su propia casa. El cuerpo fue arrastrado para ocultarlo en su propio porche. Apuñalamiento.

México. Mujer. 17 años. Encontrada muerta en un dormitorio de su propio hogar. Disparo.
México. Mujer de 24 años. Encontrada muerta en los baños de un bar en los suburbios. Apuñalamiento.

Francia. Hombre de 40 años. Encontrado muerto en una zona de descanso de carretera. Disparo

Rusia. Mujer de 22 años. Secuestrada. Marcas de ataduras en manos y pies. Encontrada inconsciente a las puertas de un cementerio.

Algo ha cambiado.

18 oct. 2013

Toca regresar

Vuelvo a pasear por las calles de esta ciudad. Miro alrededor, y veo leves cambios, pero en esencia sigue siendo la misma. Tenía miedo de no reconocer nada, después de algún tiempo. Perdí la conciencia del mismo muchas veces, y me encontraba en un mundo extraño y hostil para mí.
Ahora que he vuelto, siento algo parecido.

Pero sus habitantes, al menos aquellos que pueden ver tras el Velo, parecen demasiado atareados en su propia destrucción como para percatarse de mi regreso.
La ciudad está temblando, y parece querer arder. Sus fronteras cerradas, y de verdad que lo lamento por aquellos que se pusieron en mi camino. Buscarán culpables entre ellos y solo habrá más caos... A veces resulta tan absurdo todo...

Enfundado en un abrigo, con nuevas cicatrices, nuevas historias que contar. Mis pies se hunden en la fina capa de nieve que cubre las calles.
Y observo a los que caminan, cabizbajos, inmersos en sus pensamientos. Rehuyen de mi mirada cuando se percatan de ella. Tal vez extrañen algo en sus vidas... Un refugio para aquellos que causan terror, para que abandonen las calles y no aterroricen sus existencias...

Creo que es hora de volver a abrir un viejo local, invisible para el mundo mortal...

7 oct. 2013

Por fin, te encontré

Se nos acababa el tiempo.
Por última vez. Podíamos sentir como se acercaba nuestra destrucción. Con todas aquellas voces. Alaridos de rabia, de ira, ansiando destruir todo aquello que habíamos creado.

Luchaban por nosotros, y nosotros por ello. Y aunque todo parecía perdido... Una mirada buscaba la mía.
Estabamos alzados sobre una torre, extendiendo nuestras alas con poderío. Parecía que sentían menos miedos sin volvían sus cabezas hacia nosotros.
Podía sentirlo.

Del fuego que consumía y arrasaba todo aquello que tocaba, incluso el cielo nos parecía rojo.
El atardecer más aterrador que había vivido jamás. Pero una mano me sacó de mis terribles pensamientos.
Me sonreía, incluso con todo aquel caos, toda aquella sangre derramada. Ambos sabíamos que no sobreviviríamos. Y por primera vez, ambos sentimos el deseo de, como la muestra de amor que los humanos nos enseñaron, unir nuestros labios en un beso.

Cuando por fin nos separamos, no me importó más la destrucción que me esperaba. Me creía capaz de enfrentarme a todo.
Jamás pensé que el Abismo sería lo que nos aguardaba. Un abismo alejado de ella.

--

Hasta que por fin, regresé a la carne.
Regresé a sus brazos.

- ... Por fin, te encontré...

2 sept. 2013

Berlín desde el cielo

Aún cuando ya casi se cumplen 25 años desde la caída del Muro de Berlín, todavía quedan algunas diferencias que son difíciles de salvar.
Como por ejemplo, si observamos la ciudad desde el espacio, ¿qué podemos encontrar?

Las luces de las calles de la ciudad, de una mitad a otra, todavía son diferentes, aunque solo se encuentre bajo el cielo nocturno, que es cuando algunas de las criaturas se atreven a mostrar su forma...

Aunque los que se atreven a visitar la ciudad, o quizás encuentren ciertos reparos en abandonarla, pueden encontrar otro tipo de diferencias. Más temibles, que viajan a través del tiempo, que se arraigan en los corazones, generando un odio casi imposible de combatir.

En la no-vida, todo está a tu alcance.