6 sept. 2012

Moscu

La Ciudad Blanca es un lugar donde todo parece irreal. Las noches son largas y oscuras, y las sombras vagan a placer, causando temor, confusion.

Su moneda es el rublo y el kopec.
Moscú es una de las mayores ciudades del mundo. En su distrito centro se aglutina la mayor parte de la actividad comercial, turística y financiera, aunque sus mas de diez millones de habitantes se disgregan principalmente por los barrios concéntricos que rodean el centro. Cuanto mas se aleja uno del centro, mas se agrava la pobreza y la miseria de la gente.

Distrito centro: Es la zona mas turística y antigua de Moscú.

Distrito norte: El aeropuerto Sheremetyevo se encuentra en ese distrito eminentemente obrero. Grandes fábricas abandonadas recuerdan el potencial industrial de la URSS y se mezclan con pequeños barrios residenciales que se acogen a la escasa clase media que ha comenzado a surgir en el país. El distrito Norte da cabida a 17 barrios. El barrio de Begovoy, uno de los mas tranquilos de la ciudad, es la prueba evidente del cambio.



Distrito Noreste: Es la prolongación del centro de Moscú. Los espacios verdes se abren por doquier y el paisaje se salpica con mansiones y construcciones de la nobleza rusa que han pasado a los nuevos magnates de los negocios. El famoso Palacio de Ostankino, el Centro de Televisión de Ostankino, el Centro de exposiciones de toda Rusia, y el Palacio de Kusovo se encuentran en este distrito, así como el estadio de fútbol Lokomotiv. En su parte más alejada, en el barrio de Sevemyy, se encuentra una zona prácticamente abandonada que hace las funciones de polígono industrial.

Distrito Este: Zona practicamente despoblada, alberga barrios de clase baja con restos de las mejores haciendas palaciegas de la ciudad. Los bosques y zonas ajardinadas ocupan esta parte de Moscú, en la que destaca el Izmailovo, palacio de los zares que se conserva hasta nuestros días. Así mismos, los ciudadanos se aglutinan en torno a las puertas del Centro comercial de Izmailovo, uno de los mayores de la ciudad. También destaca el Conjunto del Hotel Olimpico, donde se ha desplegado sus hileras de puestos el interesantísimo mercado de Moscú, en el que se venden objetos de artesanía, obras de pintores profesionales y aficionados. Se puede comprar aquí cualquier obra de las artes aplicadas.

Distrito Sureste: Es uno de los distritos mas pobres de la ciudad. La tasa de paro es mas alta que la media del país y la delincuencia abarrota las calles. La mayoria de la población inmigrante reside en el distrito sureste, donde han comenzado a germinar gettos. Como contraste, en la parte mas sureste, se encuentra el palacio inacabado del Zarítsino, cruel burla de los caprichos de la realeza a las necesidades del pueblo.

Distrito Sur: La zona mas industrial de la ciudad se concentra aquí, la creciente industria de la construcción aun no ha cerrado su puño sobre la mayoría de los terrenos y las pequeñas empresas tratan de sobrevivir a la sombra de las poderosas fabricas de las multinacionales extranjeras, que ahora explotan a los mismos edificios que antes lucían una hoz y martillo. El cementerio Danilovskoe, el segundo en importancia en Moscú, se encuentra aqui. Su construcción es mas moderna, y por lo tanto, mas humilde que la del cementerio de Vagankovkoye. El Monasterio de San Daniel, a varios kilómetros ya de Moscú, es la única zona destacable.

Distrito Suroeste: Barrios modestos se agrupan por este distrito mezclados con zonas marginales. Poblados de caravanas y descampados oscuros forman la parte mas suroeste del distrito, que se vuelve mas tranquilo conforme se acerca al centro. Los jardines y parques son abundantes, aunque no todos en buen estado. Destaca el alejado barrio de Yasenevo.

Distrito Oeste: Zona eminentemente residencial, distribuida en barrios que parecen pequeñas ciudades en si y que están separados por amplias zonas verdes. La construcción que mas destaca es el Cementerio Vagankovskoye, el mas grande de la ciudad.

Distrito Noroeste: Como si una continuación del centro de Moscu se tratara, el distrito noroeste comienza a perder belleza a medida que el Kremlim se aleja. Los viejos edificios para obreros de la URSS ocupan esta zona. Barrios-colmenas de grandes bloques de pisos. Las estructuras que destacan en la zona son el Palacio Petrovski y el Monasterio Donskoi