12 nov. 2012

Recuerdo


A veces soñaba con lugares que no existían pero en los que sin duda quería estar. Nada más lejos de la realidad, era fantasía en estado puro. No había límites y tampoco barreras. Era como sumergirse en un océano de ideas: la imaginación te llena y te hace volar

Eso era. La sensación exacta. Era como volar cada vez que cerraba los ojos para descansar. Los dibujos no bastaban para expresarlos, y describirlos por escrito era aún más difícil. Tampoco podía describirlos por palabras. Muy en el fondo quería que fuese algo mío, solo mío, y que pudiera atravesar sus fronteras por mi propio pie.
Como desaparecer en mitad de todos. Todos creen que sigo allí, cuando en realidad estoy volando muy lejos. Y mi sonrisa no tenía tampoco fin.

Hoy parece un buen día para recordar

Caí dormida, con la misma ropa con la que había entrado. Estaba exhausta y apenas recordaba el trayecto hacia a casa. Todo había sido demasiado rápido, y no quise pensar demasiado. Creo que corría a toda velocidad, aterrorizada. Había vuelto a soñar con aquel mundo ficticio que había llenado mi vida cuando era niña.

Cuando llegaron aquellas siluetas, sombras de otro mundo, tuve la misma sensación de cuando soñaba. Solo que ahora todo estaba bañado por el miedo. ¿Por qué estaba pasando todo aquello? Los recuerdos se apagan o se iluminan con el tiempo, pero nada podía ser tan radical. Se trataba de algo nuevo, y esta vez, quería contarlo a todo el que quisiera escucharme. Solo era cuestión de encontrar a alguien que quisiera, simplemente, creer

S.

No hay comentarios:

Publicar un comentario