29 nov. 2012

La caída

Imagina dedicar tu vida, o lo que consideras que queda de ella, en un sueño. Un proyecto, un ideal, un lugar mejor para todos los que consideras importantes. Para los que vendrán en un futuro, que ni siquiera los tienes en el pensamiento. Imagina que alguien viene, y toma ese sueño. Lo toma y lo rompe en mil pedazos, como si nunca hubiese valido nada.

Tantos sacrificios, tantas lágrimas. Suspiros, esperanzas. Todo por hacer crecer una ciudad.
Y ahora es traicionada por ese que dice que ha sacrificado más, que ha luchado más, que se ha entregado más. Después deja caer sus lágrimas de sangre, pero sangrará más cuando alguno de los que ahora persiguen su cabeza.

Nunca le he deseado esa suerte. Ni a él ni a nadie, después de todo el daño que me ha hecho sin saberlo. Ha destruido vidas. Pero ha abierto un nuevo camino para todos. Una ciudad débil, eso era. La poca fuerza de nuestros lazos nos ha hecho caer.
Quiero creer que aún quedas cosas buenas en este lugar, que todavía, después de todo esto, puede nacer algo bueno. Una amistad, un futuro mejor. Enterrar las asperezas, valorar lo que se tiene. Y abandonar, alejarse de lo que nos hace tanto mal.

1 comentario:

  1. Imagina por un momento que estamos solas. Y olvida, al menos por esta noche, los sueños que se han roto, pudiendo crear unos nuevos a partir de hoy.

    ~Dasha~

    ResponderEliminar