20 feb. 2013

Berlín Occidental (I)


Berlín tiene veinte distritos, doce en su sección occidental y ocho en oriental. Cada uno de estos sectores independientes. Ninguno de estos distritos está oficialmente separado de la ciudad de Berlín.

Los distritos de Berlín Occidental:

Charlottenburg (Sharlótenberk)
Si Berlín Oeste tiene un verdadero corazón, ese es Charlottenburg. Este distrito es el principal centro comercial, tanto de la ciudad como del país, y en una zona tan atestada y caótica que solo podría ser comparable a Manhattan con un toque de Washinton D.C. Desde ahí, se dirigen las industrias que han hecho de Berlín la ciudad que es hoy en día.
Museos, clubs nocturnos, hoteles y escuelas llenan Charlottenburg, un distrito que, a diferencia de muchos otros lugares de Alemania, nunca duerme; es el corazón del mismo Berlín.
También tiene un renombre en el ámbito internacional debido a su gran número de excepcionales museos, y es muy amado por su calidad de centro culturar en Europa.

Kurfurstendamm (Kifírstendam)
Kurfurstendamm, o Ku'damm, como suele ser llamada, es la más famosa área de compras y entretenimiento de Berlín Occidental. Va desde Charlottensburg hasta Wilhemsdorf, y parece latir con vida propia.
Los disturbios se producen en este lugar con sorprendente regularidad, y casi siempre toman forma de protestas. Suelen estallar en esta zona prácticamente cada fin de semana. Para algunos berlineses, éstos altercados representan la excusa perfecta para liberar las tensiones acumuladas durante una semana frenética, aunque, últimamente, estas manifestaciones se han ido haciendo de naturaleza más violenta., como si estuvieran dotadas de un espíritus más cruento.
> El Museo Bröhan (Brójan)
El Bróhan exhibe únicamente las obras de arte que pertenecieron una vez a Karl H. Bröhan, quien más tarde las donaría a la ciudad. Éstas pertenecen a la última parte del siglo XIX y a los primeros años del siglo XX. El museo se centra en el Art Déco y en el Art Nouveau abrazando todas las disciplinas relacionadas, desde el mobiliario hasta la escultura.
> El Museo Egipcio
Uno de los museos más famosos de Berlín es el Museo Egipcio que se encuentra frente al Palacio de Charlottenburg. Es un edificio de diecisiete salas especializado en la historia de Egipto, apróximadamente desde el año 5000 aC hasta el 300 dC. Entre sus piezas más espectaculares, se encuentra la Puerta de Kalabasha, una enorme escultura de piedra otrora amenazada por el proceso de modernización de Egipto; los alemanes del oeste la recibieron en agradecimiento por su ayuda para conversar tanto la puerta como los tesoros arqueológicos que esta protegía. Es, junto a un busto de la reina Nefertiri, una de las piezas más valiosas exhibidas.
> El Museo de Antigüedades
Junto al Museo Egipcio se encuentra el Museo de Antigüedades, construido para albergar parte de la histórica colección de documentos y propiedades del Museo Bode de Berlín Oriental. Los aliados dividieron dicha colección al término de la Segunda Guerra Mundial. Los objetos más valiosos de esta institución se remontan a la época de Cesar Augusto.

>El Museo de la Radio
El Museo de la Radio está consagrado a la historia de la radiodifusión en Alemania, y, básicamente, es la reproducción del primer estudio de la Radio Alemana.
> Gropiusstadt (Grópiustadt): Ciudad Gropius
Ciudad Gropius, diseñada para resolver los crecientes problemas de población de Berlín, es una de las mayores áreas residenciales de la metrópoli. Con más de 18.000 viviendas, es así como una ciudad dentro de una ciudad.
Es famoso por algunos de los pequeños clubs del área, que son visitados por el "Club de Baile de las Camisas de Fuerza de Berlín Occidental", un grupo de bailarines nocturnos ataviados con camisas de fuerza teñidas de vívidos colores
> Grünewald (Grínevaldt) Bosque Verde
El bosque de Grünewald se ubica al este del Río Havel.
Allí, se encuentra un terrorífico lugar, Teufelsberg (Tóifelsberk), la Montaña del Diablo. En determinadas noches, alaridos y lamentos de dolor procedentes de la montaña artificial llenan el aire; las personas más sensibles evitan el área.
Fue construido con las enormes pilas de escombros que resultaron de la Segunda Guerra Mundial. Se utilizaron más de veinticinco millones de metros cúbicos de desechos en la construcción de esta montaña, que se eleva 115 metros por encima del área circundante.
Es un buen lugar para practicar el esquí en invierno y el excursionismo en verano.

Kreuzberg (Króitberk)
Kreuzberg ocua un lugar destacado para los Vástagos por dos motivos. El primero es el Museo de Berlín, dedicado a la historia de la ciudad. Contiene maquetas que reproducen el paisaje de Berlín desde el siglo XVI hasta la actualidad, y es una de las partes más protegidas del Elíseo. Los habitantes de Berlín tienen a su ciudad en gran estima, y este monumento es comparable a suelo sagrado a ojos de muchos.
La otra razón de importancia de Kreuzberg es que es el único distrito de la metrópoli sin un Burgomeister formal. Ha recibido un gran flujo de extranjeros, y los turcos constituyen más de la quinta parte de la población; además, un importante número de familias de otras nacionalidades vive también en la zona. El distrito es conocido por ser un lugar en el que se admiten todo tipo de personas; cualquiera, desde la más rica y famosa hasta la más pobre e infame, puede ser encontrada aquí.

Neukölln (Noikélen)
La población de Neukölln solo puede definirse como escasa, principalmente si se compara con el resto de Berlín. Su principal atractivo es el Parque Hasenheide (Jásenjaide), una zona verde de unas cincuenta seis hectáreas abiertas en público.
> Pfauseninsel (Fausenínsel): La Isla de los Pavos Reales
La Isla de los Pavos Reales estuvo una vez cubierta de vegetación natural, pero aquello cambió a finales de siglo XVIII, cuando el Canciller hizo convertir en área de recreo para sus favoritos. En la actualidad, se ha convertido en un parque. Un museo emplazado en lo que antes era un castillo y varios edificios más pequeños diseñados para mostrar al ciudadano contemporáneo cómo fue una vez la gloria de Berlín se ubican en la isla

Reinickendorf (Rainíkendorf)
Reinickendorf alberga el Aeropuerto de Tegel. Principal vía de acceso para cualquier visitante de la ciudad, durante años el Tegel fue la única manera de entrar o salir de Berlín Occidental. Por ello es muy controlado.
Siendo principalmente una zona residencial, Reinickendorf acoge el Barrio de Brandenburgo, posiblemente el peor intento de las fuerzas aliadas por modernizar Berlín después de la Segunda Guerra Mundial: los conflictos y la violencia azotan un vecindario que no es una burda copia de una cidad del Medio Oeste americano. Los constructores distribuyeron los apartamentos en altura y por bloques, y las familias con más de dos miembros ya son demasiado numerosas para el tamaño de los pisos. Toda el área es desdeñada por los berlineses, y aunque muchos residen en ella, la mayoría de sus habitantes preferirían vivir en cualquier otro sitio.
Parte del problema que pesa sobre el Barrio de Brandenburgo podría deberse a la extraña aura que emana de Lübars (Líibars), emplazamiento que se remonta a principios del siglo XIII, y que lleva mucho tiempo deshabitado. No hay pruebas que fundamenten los rumores que corren acerca de la destrucción del lugar para acabar con una maldición.
Aunque Lübars es una importante atracción turística muy segura para sus habitantes, pocos son los residentes que se acercan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada